Call Today, Toll Free 913 422 0909

¿Qué sucede con un fideicomiso en vida después de que alguien fallezca?

living trust after death

Table of Contents

Cuando un ser querido fallece, uno de los componentes clave en la administración de su patrimonio es comprender qué sucede con un fideicomiso en vida después de la muerte. Inicialmente, este fideicomiso se conoce como fideicomiso revocable o fideicomiso en vida. Su función principal es articular quién recibe la propiedad después del fallecimiento de alguien. La principal ventaja de este tipo de fideicomiso es que ayuda a evitar el largo y a menudo complejo proceso de sucesión.

Crear un fideicomiso en vida implica que usted se nombre a sí mismo como fiduciario, lo que significa que administra la propiedad que posee del fideicomiso. También es fundamental nombrar un administrador sucesor, que se hará cargo de su patrimonio después de su fallecimiento. A menudo recomendamos nombrar un sustituto de este sucesor como respaldo. Mientras esté vivo y sano, el fideicomiso sigue siendo revocable, lo que le permite la libertad de cancelarlo, reemplazarlo o modificarlo como mejor le parezca.

La transformación de un fideicomiso en vida después de la muerte

Una vez que usted fallece, su fideicomiso en vida sufre una transformación significativa; se vuelve irrevocable. Este cambio significa que sus deseos expresados en el fideicomiso ahora son inalterables. El administrador sucesor designado tiene la responsabilidad de cumplir estrictamente estos deseos. Esta fase marca el comienzo de un nuevo capítulo en la administración de su patrimonio, guiado por las instrucciones que estableció en su fideicomiso en vida.

El papel de un administrador sucesor

El fideicomisario sucesor, una función que a menudo desempeña un familiar, amigo o profesional de confianza, interviene para administrar el patrimonio según las directivas del fideicomiso. Su primera tarea es inventariar y tomar el control de los activos del fideicomiso. Este proceso implica reunir y salvaguardar todos los activos, desde simples cuentas bancarias hasta artículos más exclusivos, como colecciones o pertenencias personales.

Inventario y Control de los Bienes del Fideicomiso

Inventariar los bienes es una tarea que requiere diligencia y sensibilidad. Por ejemplo, en un caso reciente que manejamos, el administrador tuvo que asegurar y dar cuenta de más de 40 armas de fuego propiedad del fallecido. Este proceso muestra la importancia de un enfoque exhaustivo y considerado para manejar una amplia variedad de activos, garantizando que estén seguros y bien contabilizados durante este período de transición.

Distribución de activos fiduciarios

El paso final y quizás el más importante en la gestión de un fideicomiso en vida después de un fallecimiento es distribuir los activos a los beneficiarios. En esta etapa es donde el administrador sucesor se asegura de que las personas adecuadas reciban lo que el difunto pretendía para ellos. Esta distribución debe alinearse estrictamente con los deseos descritos en el fideicomiso, asegurando un cumplimiento justo y respetuoso de las instrucciones finales del difunto.

Conclusión

Analizar lo que sucede con un fideicomiso en vida después de la muerte puede ser un viaje complejo y emocional. Nuestra función es brindarle orientación y apoyo compasivos en cada paso de este proceso. Entendemos la importancia de honrar los deseos de su ser querido con el máximo respeto y cuidado.

Para asistencia más detallada y asesoramiento personalizado, no dude en contactarnos. Juntos, podemos garantizar una gestión digna y sin estrés del patrimonio de su ser querido, ofreciendo un nuevo comienzo durante este momento difícil. Para más información, vaya a nuestra página web www.kansascityestateplanner.com . En W M LAW, estamos “Aquí para Ayudar”.

Facebook