Call Today, Toll Free 913 422 0909

¿Cómo se transfiere mi propiedad al fallecer?

property transfer after death

Table of Contents

Cuando una persona fallece, sus bienes no desaparecen sin más. Estas propiedades deben transferirse a otra persona, ya sea por herencia o por designación del causante. Es fundamental comprender las diferentes formas en que se produce esta transferencia. El proceso no sólo proporciona claridad a los seres queridos del fallecido, sino que también ayuda a garantizar que los activos lleguen a sus destinatarios legítimos. Este artículo analizará las tres formas principales en que se transfiere la propiedad en caso de muerte y cómo puede prepararse.

Los dos métodos preferidos

Mecanismos de transferencia no testamentarios

El primero de los dos métodos sencillos implica establecer lo que los profesionales llaman mecanismos de transferencia no testamentarios. Estos mecanismos están diseñados para evitar el largo y a menudo tedioso proceso de sucesión.

  • Escrituras de beneficiario de bienes raíces: este tipo de escritura permite a los propietarios nombrar un beneficiario que heredará sus bienes raíces cuando mueran, sin que la propiedad pase por un proceso testamentario.
  • Designaciones de cuentas bancarias pagaderas en caso de fallecimiento: en lugar de poseer conjuntamente una cuenta bancaria, lo que puede traer sus propias complicaciones, una designación pagadera en caso de fallecimiento es una opción más inteligente. Garantiza que la persona designada tenga acceso a los fondos después de la muerte del titular original de la cuenta.
  • Transferencia por designaciones de fallecimiento para vehículos: Los títulos de vehículos también pueden tener designaciones de transferencia por fallecimiento. Estos títulos permiten que los vehículos se transfieran automáticamente a la persona designada al fallecer el propietario original.
  • Designaciones de beneficiarios en cuentas de inversión y jubilación: al igual que las cuentas bancarias y los vehículos, las cuentas de inversión y jubilación también pueden tener designaciones de beneficiarios para garantizar que los activos se transfieran sin problemas y directamente en caso de fallecimiento.

Fideicomisos

El segundo método gira en torno al establecimiento de un fideicomiso. Un fideicomiso actúa como una entidad viva que puede poseer y administrar propiedades. Cuando establece un fideicomiso:

  • Todos los activos y propiedades están titulados a nombre del fideicomiso. Incluso después de su fallecimiento, la confianza no “muere”.
  • La persona que haya designado como fiduciario administrará el fideicomiso. Esto puede ser extremadamente beneficioso si, por ejemplo, tiene niños pequeños y quiere asegurarse de que estén atendidos después de su muerte.
  • Si sus beneficiarios son adultos y capaces de manejar sus finanzas, el fiduciario puede distribuir los activos del fideicomiso de acuerdo con las condiciones que haya establecido en el documento del fideicomiso.

El método menos preferido: sucesión

Los bienes transferidos en el momento de la muerte a veces pueden llegar al tribunal sucesorio, especialmente si no se ha realizado una planificación patrimonial. La sucesión es el proceso legal en el que se liquida el patrimonio de una persona fallecida y se distribuyen sus bienes. Si bien puede parecer sencillo, el proceso sucesorio a menudo se considera el método menos favorable de transferencia de propiedad porque:

  • Puede llevar mucho tiempo y ser costoso.
  • Los asuntos familiares personales pasan a ser registros públicos.
  • Puede haber disputas que provoquen más retrasos.

Por tanto, la planificación patrimonial es esencial. Si bien la legalización de un testamento no es el fin del mundo, los profesionales generalmente lo desaconsejan. Al establecer los mecanismos y planes adecuados, la transferencia de bienes en caso de fallecimiento puede ser un proceso fluido, que garantice que los seres queridos enfrenten un estrés mínimo durante un momento que ya es difícil.

Conclusión

Como hemos explorado, el proceso de transferencia de propiedad después de la muerte de una persona puede ser fácil o complicado, según los métodos elegidos. Al optar por fideicomisos o mecanismos no sucesorios, uno puede ahorrarles a sus seres queridos mucho estrés y posibles enredos legales. La planificación patrimonial no es sólo un ejercicio financiero; es un acto de cuidado, que garantiza que la transición de propiedad sea lo más fluida posible. Si tiene preguntas o necesita ayuda con la planificación de su patrimonio, comuníquese con nosotros para obtener orientación profesional. En W M LAW, estamos “Aquí para Ayudar”.

Facebook